Semillas de plantas de incienso

Las hierbas de incienso son plantas cuyas hojas secas, bayas, raíces, frutos o semillas producen un humo aromático y relajante cuando se queman. Es probable que el ser humano haya quemado incienso desde que es capaz de hacer fuego, y que fumar fuera más bien un producto accidental de esta actividad.
Sin embargo, pronto se descubrió que el humo de ciertas plantas puede tener efectos muy diferentes en las personas. Así surgieron los primeros rituales de incienso con fines medicinales, religiosos, adivinatorios y mágicos.



Artículo 1 - 20 de 52

- Ya fuera la quema de incienso en una casa en pleno invierno, durante la "Rauhnächte", para ahuyentar alimañas o espíritus malignos, o la quema de plantas sagradas en los días festivos. Pero también existe una larga tradición de quemar plantas que producen un agradable aroma para llenar una habitación.

Recolectar plantas silvestres de incienso es una forma de hacer sus propias mezclas de incienso. Sin embargo, muchas de estas plantas también se pueden cultivar fácilmente a partir de semillas en su propio jardín o maceta.