Semillas de tabaco

En los huertos caseros de las granjas estadounidenses las plantas de tabaco una vez fueron casi una norma esperada, y recientemente esta antigua tradición de cultivo de tabaco en el jardín se ha vuelto bastante popular otra vez. Nicotiana es una planta relativamente poco exigente, pero muy atractiva visualmente. La única cosa a tener en cuenta es que las semillas de tabaco no se deben plantar en jardines donde los niños o los animales juegan porque la nicotina contenida en la planta es venenosa

Si eso no es un problema, es un experimento de jardinería muy bonito de cultivar plantas de tabaco a partir de semillas y dejarlas pasar el invierno en un lugar protegido en contenedores de plantas grandes. El próximo año tendrá magníficos arbustos altos de tabaco y una cosecha abundante.
Las primeras semillas de tabaco encontraron su camino a Europa en barcos de exploración españolas. Ya en 1559 el rey Felipe II ordenó la creación de una plantación de tabaco junto a la antigua capital de Toledo, en la zona llamada "Los Cigarrales", debido a las muchas cigarras. El nombre del género Nicotiana sin embargo se remonta a un cónsul de Francia: En 1560, Jean Nicot envió varios paquetes de semillas de tabaco de Lisboa a París.
Como planta ornamental, el tabaco se ha establecido en los jardines desde hace tiempo. Las flores excepcionales y el tamaño de la planta la convierten en un verdadero punto de atracción en el macizo de flores. Pero también hay buenas razones para cultivar el tabaco para el consumo personal a partir de semillas (preferentemente biológicas, de polinización abierta, no híbridas y no genéticamente modificadas), como el cultivo de tabaco es una de las ramas de la agricultura con el mayor uso de pesticidas. Entre la siembra de la semilla en el invernadero y el momento de la plantación de las plántulas en el campo, se administran hasta 15 dosis de pesticidas.



Artículo 1 - 20 de 23